lunes, 13 de enero de 2014

Informe sobre la protección social en España

CCOO presenta un Informe sobre la protección social en España, y los impactos de la crisis, las políticas de ajuste y los recortes


Los recortes impuestos por el Gobierno están debilitando los sistemas de protección social


CCOO ha publicado un estudio sobre la situación de los sistemas de protección social en España, donde describe y analiza los efectos de la crisis y las medidas de recorte aplicadas por el Gobierno/mayorías parlamentarias en pensiones, desempleo, sanidad, dependencia y servicios sociales. Un estudio en el que, además, se proponen medidas de reforma que corrijan su actual situación, ya que, como advierte el secretario confederal de Política Social de CCOO, Carlos Bravo “de no hacerlo, el actual riesgo de pobreza terminará por consolidarse en un problema de exclusión social que afectará a millones de personas”.
13 de enero de 2014

Como señala Carlos Bravo, “la publicación tiene como objetivo denunciar cómo los recortes impuestos por el Gobierno están debilitando los distintos sistemas de protección social en España, precisamente en un momento en el que son más necesarios que nunca al estar aumentando el empobrecimiento de la población, incluso entre quienes tienen trabajo”. El propio INE señala que en un contexto de depreciación generalizada de salarios el riesgo de pobreza se ha extendido al 26% de la población y se está desplazando hasta las familias con hijos, situación que eleva el riesgo de pobreza hasta el 40% de estas familias.
CCOO considera especialmente grave las medidas de congelación y no revalorización de las pensiones, de las que dependen más de 9 millones de familias. La importancia  social y macroeconómica de estas medidas no es menor, habida cuenta de que según el  INE el 27% de los hogares  españoles tienen a personas mayores de 64 años como sustentador principal
Sin embargo, las decisiones políticas que se han adoptado en materia de pensiones desde que se inició la crisis parecen no tener en cuenta esta cuestión. La decisión adoptada por dos gobiernos sucesivos para la no revalorización de las pensiones públicas en los años 2011 y 2012 se han reflejado en una tasa anual  de incremento desconocidas desde 1977 (0% y -0,5% real, respectivamente). Además, la nueva fórmula de revalorización de las pensiones impuesta por el Gobierno a partir de 2014, y por la que se sólo se incrementarán un 0,25% el próximo año, redundará en una pérdida de poder adquisitivo adicional que en las próximas décadas oscilará entre el 12% y el 28% para todos los pensionistas.
La misma suerte de recortes han corrido el resto de elementos que conforman el sistema de protección social. De los 6 millones de desempleados que hay en España, sólo la mitad tiene algún tipo de prestación de desempleo, y su tasa de cobertura y cuantía viene reduciéndose en los últimos años.
En materia sanitaria el informe de CCOO destaca la supresión de la universalidad que ha implicado la expulsión de la asistencia de 873.000 personas extranjeras, que teniendo hasta entonces la correspondiente tarjeta sanitaria individual no cumplían el requisito de registro y autorización como residentes en España.
Los recortes en materia de servicios sociales quedan patentes en el hecho de que aunque ya son más de 651.000 familias (cerca de 1,4 millones de personas) las que no tienen ningún tipo de ingresos, sin embargo no están protegidas por los sistemas de rentas mínimas autonómicos. Por ello, desde CCOO se ha exigido la puesta en marcha de un sistema estatal de este tipo de rentas que venga a cubrir los vacíos de protección de la red de servicios sociales autonómicas y locales.
Pese a estar todavía en plena fase de implantación, el sistema de dependencia ha perdido más de 75.000 beneficiarios atendidos y mantiene a cerca de 200.000 personas en lista de espera como consecuencia de los recortes presupuestarios, al tiempo que han reducido la intensidad y calidad de las prestaciones y servicios que ofrece.
La consecuencia más evidente de todos estos recortes, según denuncia CCOO en su informe, es una minoración de la cobertura que ofrece el sistema de protección social y en algunos casos de la suficiencia de sus prestaciones.
Finalmente, CCOO recuerda el empleo y su calidad es uno de los elementos nucleares a la hora de garantizar el Estado de bienestar y los sistemas de protección social. Es necesario asegurar un modelo productivo capaz de producir bienes y servicios de calidad que, a su vez, fuese garante de un empleo digno y con derechos capaz de asegurar salarios suficientes que permitan financiar cotizaciones sociales que sostengan pensiones adecuadas, e impuestos con los que financiar las políticas públicas realmente eficaces y necesarias.
Y junto al anterior, es necesario promover un modelo fiscal justo y progresivo que asegure la capacidad de actuación del Estado de Bienestar.



El informe de CCOO sobre protección social puede consultarse en: